Razas de gatos » Pelo corto » Abisinio


ABISINIO




ORIGEN E HISTORIA

A finales del siglo XIX, los restos momificados de los antiguos gatos egipcios y los reproducidos en los frescos de las tumbas se compararon con los gatos que vivían en Abisinia (la actual Etiopía): se reveló una casi perfecta semejanza, sobre todo por lo que se refería al pelo rubio dorado, a la raíz y a la estructura craneana. Se ha difundido así la opinión de que la actual raza Abisinia es la descendiente directa de los felinos egipcios que dieron cara y cuerpo a la famosa diosa Bastet. Un regimiento inglés, hacia el año 1860, llevó algunos de estos gatos dede Abisinia hasta Inglaterra. El macho fundador de la estirpe fue llamado Zula, y gracias a él y a la paciencia de quienes lo seleccionaron, los gatos Abisinios se multiplicaron sin problemas. Solamente en 1929 la raza fue «fijada» en un estándar y divulgada como merecía por el Abyssinian Club, que continúa hoy en día mejorando las características físicas y de carácter. No se trata de un simple gato, sino de «su majestad el gato». A principios de la Segunda Guerra Mundial, la falta de alimentos adecuados provocó la casi total extinción de la raza, que en 1960 y 1970 fue nuevamente diezmada por el virus de la leucemia felina. Hoy el Abisinio es uno de los gatos más buscados y queridos, especialmente en América del Norte.


MANTO

El pelo es corto, pero la piel es tupida como la de los conejos.


COLOR

Color salvaje (normal): Manto color liebre, naranja-pardo, punteado de negro.

 

Rojo (Red Sorrel): Manto rojo cobre manchado de marrón.

 

Existen también variedades de color azul o crema, pero son rarísimas y no están reconocidas por los cradores norteamericanos e ingleses.

 

La curiosa característica del Abisinio es que su manto aparece ligeramente punteado, debido a que el color de cada uno de los pelos está interrumpido por dos o tres trazos de color contrastante (salpicaduras o Ticking). Así, en su conjunto, el manto aparece con agradables matizaciones de color. El manto del Abisinio está además embellecido por delicadas franjas de color crema en las barbas, los labios y en torno a los ojos. Una ligera mancha sobre la cabeza le hace parecer un pequeño puma casero.



CUERPO

Largo y delgado, de figura armoniosa. Las extremidades son finas y los pequeños pies tienen almohadillas plantares negras; sus movimientos ágiles le dan la elegancia del Siamés.


CABEZA

Ligeramente triangular, fina, alargada. Nariz oscura con orla negra; orejas grandes y puntiagudas, abiertas, redondeadas en su extremidad.


OJOS

Pueden ser verdes, avellana o amarillos. Han sido definidos como los más bellos e inocentes del mundo.


COLA

Larga, bien ahusada, de espeso pelaje.


CARÁCTER

Afectuosísimo, dulce. No obstante, es un gato muy vivaz, deportivo, incluso turbulento. Al primer contacto con la nueva familia puede parecer un poco desconfiado, pero si se le trata con respeto y voz serena, pronto muestra su buen temperamento y manifiesta su exuberante inteligencia. Demuestra mucho interés por todo aquello que lo rodea y emite maullidos musicales.


DUEÑO IDEAL

Precisa que la familia le dedique atenciones particulares, que le secunde, que se le haga jugar; de otro modo se entristece y tiende a aislarse e incluso a huir. Pocos gatos como el Abisinio tienen la necesidad de la presencia afectuosa de un amo, y frecuentemente tienden a encariñarse con una sola persona.


AMBIENTE

No es un gato indicado para vivir en un apartamento. Desea tener a su disposición por lo menos el espacio de una terraza o de un pequeño jardín, aunque al mismo tiempo quiera sentir la presencia constante de su amo. Se sube a los árboles como una pequeña pantera, ejercicio ancestral que debe ser admirado.


ALIMENTACIÓN

Es bastante goloso de carne de cualquier clase, pero para que no engorde (perdería su sinuosa belleza) es importante no darle más de 100-150 g a día, completando la dieta con verduras cocidas y un poco de arroz hervido. Le gusta también la levadura de cerveza, que deberá administrarse a razón de media cucharada mezclada a cada comida. Durante el crecimiento es aconsejable que se le administren complementos vitamínicos.


CUIDADOS

Para mantener suave y brillante su bonito pelo, es preciso que cada día sea cepillado y frotado con un paño. El Abisinio manifiesta una especial intolerancia a las pulgas y a las garrapatas, por lo cual precisa de una desinfección periódica empleando los productos en polvo que aconseje el veterinario.


REPRODUCCIÓN

El macho y la hembra que conviven en la misma casa se prodigan un profundo y conmovedor afecto. Las hembras son poco prolíficas y llegan a la gravidez con dificultad, por lo que en el momento del parto deben ser asistidas. Nacen como máximo tres o cuatro pequeños, con manchas oscuras en el pelo, que desaparecen después de algunos meses. El desarrollo de los gatitos es más lento que en la mayor parte de las otras razas. Durante el embarazo, la hembra debe ser vigilada porque desarrolla siempre una notable viveza, y por eso deben evitársele posibles caídas. Éstas resultan peligrosas, debido a que en estas razas supersseleccionadas pueden producirse fácilmente fracturas.


ADIESTRAMIENTO

Con mucha paciencia por parte del dueño, el Abisinio aprende cualquier ejercicio o simples juegos. En las exposiciones, casi consciente de su encanto particular, se sitúa en primer plano, moviéndose con elegancia y llegando a maullar con expresiva dulzura.


DEFECTOS

Excesiva robustez, cuello punteado de blanco, manchas esparcidas; anillos y estrías en patas, cuello y/o cola.







Contacto: