Razas de gatos » Pelo corto » Burmilla


BURMILLA




ORIGEN E HISTORIA

El nombre Burmilla proviene de la contracción de Burmés y chinchilla, lo que permite comprender fácilmente el origen de este gato. El primer ejemplar, nacido en Gran Bretaña en 1981, fue producto del cruce imprevisto de un joven Persa chinchilla con una hembra de Burmés lilac. Mestizo perfecto, este gato conjugaba el manto plateado brillante y la mirada esmeralda ribeteada de negro del chinchilla con la elegancia morfológica de su madre. Tras su descubrimiento, un grupo de criadores británicos trabajaron para desarrollar y fijar la raza y, finalmente fue reconocida por las asociaciones.


MANTO

Su manto es corto y denso (aunque un poco más largo que el del Burmés).


COLOR

Presenta la característica del tipping (es decir, que sólo el extremo del pelo está pigmentado), matizado por un subpelo blanco plateado.



CUERPO

Es un gato de tipo oriental mediano, con una buena osamenta, ligero pero musculoso. Las patas traseras son algo más altas que las delanteras.


CABEZA

La cabeza, ligeramente redondeada, presenta unos pómulos anchos que van disminuyendo hacia un hocico de color ladrillo en forma de cuña truncada.


OJOS

Sus ojos, que forman la característica más importante, son inmensos, verdes y visiblemente ribeteados de negro.


CARÁCTER

Es un gato dulce, agradable, afectuoso y un poco "charlatán".







Contacto: