Razas de gatos » Pelo largo » Persa clásico


PERSA CLÁSICO




ORIGEN E HISTORIA

Antes del año 1500 no existían en Europa gatos de pelo largo. El gato de Angora, de origen turco, hizo su aparición después de 1520. El Persa, su descendiente, es en cambio un animal moderno, considerando que su cría, hablando científicamente, data de 1871. Parece cierto que el primer ejemplar lo importó de Persia a Italia en 1700 el explorador Pietro della Valle, que se enamoró inmediatamente de aquellos bellísimos gatos de espeso manto, aún desconocidos en el resto del mundo. La fecha en que entró el primer ejemplar en España se desconoce. Un siglo más tarde a la importación a Italia, muy celosamente custodiada, la raza fue llevada a Francia e Inglaterra, donde se perfeccionó con la adición de buena sangre de gatos de Angora, obteniendo un pelo más sedoso y multiplicando los colores de la capa. En Inglaterra a los Persa se les llama simplemente Longhairs (gatos de pelo largo) y cada color está considerado una raza aparte. En las características de estas razas se notan pequeñas diferencias, efecto de los cruces que se tienen que efectuar para obtener los distintos colores. Los numerosísimos aficionados de hoy día afirman que el Persa lo posee todo: el pelaje largo, infinitamente agradable para acariciar, la gracia de cada pequeño movimiento, la mirada más luminosa y profunda que uno pueda imaginarse. Por su noble hermosura ha sido definido como el príncipe de los gatos.


MANTO

Espeso, sedoso, vivo y abundante, sobre todo en el cuello y en la espalda, donde forma una crin leonina. También en las patas tiene mucho pelo, tanto que las hace parecer cubiertas por pantaloncitos. El pelaje largo es típico de los felinos domésticos. No existen de hecho felinos salvajes de pelo largo, si se excluyen el leopardo de las nieves y el lince norteamericano, los cuales en invierno enriquecen su manto.


COLOR

Pelajes uniformes: Presentan todos los tipos de manto unicolor sin rayas ni marcas tabby. Algunas variedades corresponden a las reconocidas a principios del siglo XX: blanco, negro, azul y rojo. Posteriormente, se añadieron la crema, y en último lugar las chocolate y lilac. Estas dos últimas derivan de los programas de creación del Persa colourpoint y mink (visión).

El blanco debe ser puro, sin matices amarillentos, con la nariz y las almohadillas de color rosa. Durante mucho tiempo, sólo se haceptaban los ojos azul claro, pero más tarde, a raíz de ciertos cruzamientos de fortalecimiento con Británicos, aparecieron Persas blancos con ojos anaranjados o dispares (es decir, un ojo azul claro y otro naranja). Estos colores no fueron reconocidos hasta el año 1938. Hay que señalar, sin embargo, que los gatos blancos, sobre todo si tienen los ojos azul claro, son a menudo sordos. A veces se observa una zona de pelos pigmentados en el cráneo de los gatitos blancos: esta marca, que desaparece normalmente al llegar a la edad adulta, da una idea de los colores presentes en los genes del individuo, y que quedan ocultos por el carácter blanco.

Para todas las demás variedades unicolores, los ojos debem ser de color cobre o naranja intenso, y el manto no debe presentar ni un solo pelo blanco. El negro tiene que ser azabache, sin reflejos rojizos; el azul debe tener una tonalidad muy homogénea, y en el crema y en el rojizo no debe haber rastro de rayas (marcas tabby).

 

Pelajes concha de tortuga y derivados: Las variedades concha de tortuga y concha chocolate muestran, respectivamente, una asociación de pelos con pigmentos naranja (con matices del rojo o del crema) y zonas de pelos negros o color chocolate. El azul crema y la concha lilac son disoluciones genéticas de las dos variedades anteriores. Asocian zonas crema y zonas, respectivamente, azules y lilacs. En estas variedades, los ojos son de color cobre o naranjas; y la nariz y las almohadillas, rosas o jaspeadas de rosa con el color de las zonas no anaranjadas. Normalmente, sólo las hembras pueden presentar estas cuatro variedades.

 

Pelajes con la base de pelo descolorida: En esta categoría de Persas smoke. Cada pelo está descolorido en un breve segmento de la base (alrededor de una tercera parte), y pigmentado con normalidad en el resto. Esta descoloración se percibe a primera vista en las zonas de pelos más cortos, especialmente en la cara. En cambio, hay que levantar los pelos muy largos del cuerpo para ver esa característica. La parte pigmentada puede presentar todos los colores lisos y todas las variedades del grupo de las conchas: smoke negro, smoke azul, smoke concha, etc. Cuando el pigmento es naranja, se utiliza el término smoke cameo. Todas estas variedades tienen los ojos naranjas o cobre. Las almohadillas y la nariz son rosas si la pigmentación es naranja o crema, y del color de la pigmentación en los demás casos. Las variedades smoke tienen un origen muy antiguo, ya que su existencia se remonta a la creación del Persa. El primer Persa somoke fue registrado en 1900.

 

Pelajes particolores (con mantos bicolores y zonas blancas): Hay que distinguir 3 subgrupos:

 

• En los bicolores en sentido estricto, el blanco cubre entre una tercera parte y la mitad del cuerpo, como máximo, formando si es posible una V invertida en la cara. Las zonas coloreadas, lo más simétricas posibles, pueden presentar las distintas pigmentaciones de los mantos unicolores y concha de tortuga o azul-crema. Estas dos últimas variedades se llaman calico y calico diluido, respectivamente.

 

• En las variedades arlequín, el blanco cubre la mitad y tres cuartas partes del cuerpo, y las manchas de color, en un caso ideal, están aisladas y separadas por el blanco.

 

• En las variedades van, casi todo el cuerpo es blanco, excepto la cola y dos manchas entre los ojos y la base de las orejas, que están pigmentadas según todas las posibilidades de los bicolores. El ideal de este subgrupo presenta las manchas pigmentadas de la cara separadas por una flama blanca en medio de la frente. Para todas estas variedades, los ojos son de color naranja o cobre, aunque ciertas asociaciones aceptan los ojos azul claro o dispares. La nariz y las almohadillas son rosas o jaspeadas de rosa y el color de las zonas pigmentadas del pelaje. Históricamente, parece ser que los primeros Persas bicolores fueron hembras calico, obtenidas a partir de cruces con gatas europeas de concha de tortuga. Durante un tiempo, estas hembras recibieron el nombre de chintz, haciendo referencia a un tipo de tejido. No se reconoció toda la serie de bicolores hasta el año 1966.

 

Pelajes tabby: Según la forma de las marcas tabby, se distinguen 3 subgrupos:

 

Blotched tabby (jaspeados): las rayas son anchas y forman, en el caso ideal, dibujos particulares: una M en la cabeza, líneas de máscara en los carrillos, collares continuos en la parte alta del pecho, una mancha con forma de mariposa entre los hombros, manchas en forma de concha de ostra en cada costado y brazaletes en las patas y anillos en la cola, cuyo extremo debe ser pigmentado.

 

Mackerel tabby (atigrados): estos gatos, en relación con los anteriores, presentan rayas más estrechas en el cuerpo, paralelas entre sí, y perpendiculares a una raya longitudinal que corre a lo largo de la columna vertebral.

 

Spotted tabby (manchados): las rayas del cuerpo aparecen sustituidas por manchas circulares, regularmente repartidas incluso en el vientre y las patas. En todos los ejemplares, los pelos de entre las rayas o las manchas son de tipo agutí, es decir, presentan una alternancia de franjas oscuras (de la tonalidad de las rayas o las manchas) y franjas más claras.

 

En cada subgrupo, las zonas de pigmentos oscuros pueden presentar toda la gama de colores de los mantos uniformes o en concha de tortuga. Las zonas claras de los pelos agutí tienen normalmente un matiz anaranjado. Existe una excepción, la variedad de los silver tabby, en los que las zonas claras están descoloridas, casi blancas. Forman así un contraste llamativo y espectacular entre las marcas tabby y las zonas de pelos agutí. Para todas estas variedades, la nariz es de color ladrillo realzado por una línea oscura, y las almohadillas tienen un color naranja o cobre. Los silver tabby constituyen una excepción, con ojos verdes o color avellana. No cabe duda de que las variedades tabby existían entre los primeros Persas, especialmente las silver tabby que, según parece, dieron origen a los primeros smoke. Los Persas tabby son menos espectaculares que los tabby de las razas de pelo corto, ya que las rayas están mucho menos definidas a causa de la longitud del pelo.



CUERPO

Según los datos generales del estándar, el cuerpo del Persa debe tener una longitud comprendida entre 40 y 50 cm, más bien más que menos, con la adición de una cola de 25-30 cm. Hasta la espalda, la altura será de unos 30 cm. Todos los Persas deben poseer un cuerpo compacto. Su aspecto debe dejar translucir su fuerza muscular o la robustez de su estructura ósea. La colocación del cuerpo es aún más importante que la belleza del pelaje. Las extremidades deberán ser cortas, musculosas y con pies pequeños.


CABEZA

Ancha, redonda, maciza, sin angulosidades, con mejillas salientes, de tal forma que pueda inscribirse en un cuadrado. El cuello es fuerte y poderoso. De las orejas pequeñas y distanciadas sale un gracioso mechón. Mandíbulas robustas, nariz corta y ensillado.


OJOS

Amplios, redondos, brillantes, expresivos, de color definido y con armonía con el color predominante de la capa.


COLA

Magníficamente dotada de pelo, termina con un penacho que mantiene bajo. Es uno de los grandes signos de distinción de la raza Persa.


CARÁCTER

Su calma es sólo aparente, y esconde un fuerte temperamento unido a un gran deseo de afecto. Se trata de un gato que relaciona el ser sociable (incluso hacia sus semejantes) y la fidelidad; posee además dotes de simpatía, dulzura y alegría. De porte aristocrático, se muestra casi indiferente respecto a los pequeños animales salvajes. Sólo alguna variedad está interesada en la caza del ratón. El Persa no tiene la costumbre de sacar fácilmente las uñas.


DUEÑO IDEAL

Es extremadamente afectuoso con los dueños que lo aman y con sus gentiles amigos.


AMBIENTE

Es el clásico gato de apartamento.


ALIMENTACIÓN

Debe ser equilibrada y variada. Exagerando en la cantidad de alimento, en ciertos sujetos demasiado obesos pueden presentarse descompensaciones cardíacas. La dieta ideal diaria consiste en 100g de carne (o pescado, pulmón o bazo), añadiendo un poco de arroz y legumbres cocidas y, por lo menos dentro del primer año de edad, gotas polivitamínicas. También la leche la agradecen normalmente.


CUIDADOS

La ingestión de pelos puede provocar al Persa desarreglos intestinales y respiratorios. Su opulento manto requiere por ello hacer uso diario del cepillo de cerdas (el de púas metálicas podría romperle el pelo), prestando especial atención a la cola, que frecuentemente sirve de refugio a las pulgas. Para conservar con el máximo esplendor el manto del Persa, es preciso emplear también champú seco. Si el gato está muy sucio, deberá ser lavado con agua templada, empleando jabón neutro y, acto seguido, deberá ser enjuagado y secado. En el cachorro el pelo empieza a alargarse hacia las seis semanas de edad; a partir de entonces se podrán iniciar los cepillados.


REPRODUCCIÓN

La meternidad comporta problemas porque los cachorros (dos o tres en cada parto) son delicados al nacer y precisan atenciones especiales, por lo menos hasta los cuatro meses de vida. También la madre debe ser estrechamente vigilada durante la gestación y después del parto, y ayudada con cuidados a base de vitaminas y de calcio. Es prudente evitar acoplamientos en que haya consanguinidad. Las gatas Persas azules pueden tener frecuentes abortos, e incluso llegan a dar a luz gatos defectuosos.


DEFECTOS

Pelo insuficiente, hocico alargado, delgadez, cola de color distinto al del manto, orejas muy próximas entre sí.






Contacto: