SOMALÍ




ORIGEN E HISTORIA

Es una mutación de pelo largo del Abisinio, reconocida oficialmente como raza a finales de 1960. El pelo largo parece provenir de cruces con Persas realizados alrededor del año 1900.


MANTO

Posee una piel suave, espesa, de longitud media. Son más apreciados los ejemplares de manto denso, mechones en las orejas y denso collar.


COLOR

Color salvaje: Manto color liebre, marrón-naranja, manchado de negro.

 

Rojo: Manto rojo cobre con salpicaduras marrón.



CUERPO

Alargado, robusto pero agraciado, un poco más mayor que el del Abisinio. Extremidades fuertes y esbeltas. La espalda ligeramente arqueada da la impresión de que el animal se encuentre siempre a punto de dar un salto.


CABEZA

Redonda, se afina en un hocico alargado, aristocrático. Orejas anchas, siempre alerta.


OJOS

Verdes o dorados, ricos en color, con sus contornos oscuros como si estuvieran maquillados. Ligera forma de almendra, profundos, expresivos, de mirada fascinante.


COLA

Larga, fuerte, de pelo compacto.


CARÁCTER

Ha conservado la personalidad del Abisinio. A pesar del aspecto salvaje, es un verdadero gato soméstico y, aveces, se muestra desconfiado. Muy vivaz, inteligente, listo, cazador de ratas y de caza menor.


DUEÑO IDEAL

Es un animal que quiere estar seguro de la confianza y del respeto del amo antes de concederle complemente su afecto.


AMBIENTE

Vive a gusto en casa, pero sobre todo en las estaciones benignas tiene absoluta necesidad de verse libre, por lo menos en un jardín o en una amplia terraza.


ALIMENTACIÓN

Le apetecen las carnes y las vísceras.


CUIDADOS

Teme el frío, y en invierno es preciso crearle un ambiente templado.


REPRODUCCIÓN

Los gatitos son muy pequeños y oscuros al nacer: hacia los 18 meses se define el color, y el manto tomará las características definitivas.


DEFECTOS

Escasez de talla, manto insuficiente, timidez excesiva.








Contacto: